ATENCIÓN AL CLIENTE

(+34) 976 233 383

Llámenos y concierte una cita
o envíenos un email
y le llamaremos

PRIMERA CONSULTA
¡ GRATUÍTA !
ES | ENG | ITA | FRA | ROM
Noticias
Pajares y Asociados Abogados

NOTICIAS de Interés General

¿Los grafitis están protegidos por los derechos de autor?

Publicado el 26/10/2018

Varios casos de campañas de publicidad de grandes multinacionales que incluían grafitis de artistas callejeros han terminado en los tribunales por un supuesto uso indebido de estas creaciones. Los grafitis han dejado de ser vistos como meros actos vandálicos para ser entendidos como verdaderas obras de arte, si tenemos en cuenta la fama alcanzada por las creaciones de artistas como Banksy, Boa Mistura o Suso33. Sin embargo, existen muchas dudas en torno a la propiedad intelectual de estas creaciones y la protección que deben recibir. Esta cuestión ha vuelto a tomar importancia tras las denuncias emitidas por grafiteros contra diversas multinacionales que han utilizado sus creaciones en campañas de publicidad, sin solicitarles su autorización ni citarles como los autores de la obra. Uno de los ejemplos más conocidos es el caso que enfrentó al artista callejero Revok con la sueca H&M -que ha terminado resolviéndose con un acuerdo extrajudicial-. Otro asunto semejante es el que confronta actualmente al artista suizo Adrian Falkner -más conocido como Smash 137- con General Motors (GM), cuya denuncia acaba de ser aceptada por un juez federal de Los Ángeles y que podría fijar un precedente sobre la protección de derechos de autor con la que cuentan estas obras, así como sobre el uso de estas creaciones por parte de empresas en sus campañas de publicidad. En este último caso, Falkner denunció al gigante estadounidense por incluir, en 2016, en una publicidad una de sus creaciones realizada en un párking. En este caso, GM ha alegado que el uso de este grafiti era legal, puesto que la Ley de Propiedad Intelectual estadounidense permite la representación fotográfica de trabajos arquitectónicos. Sin embargo, el argumento no ha convencido al juez Steven Wilson, que ha explicado que la obra fue realizada después de que se finalizara la construcción del párking y no se podría considerar, de ninguna manera, que este trabajo pudiese formar parte del proyecto arquitectónico, por lo que el argumento de General Motors no tendría ninguna validez. ¿Qué pasa en España? Ante estas realidades en Estados Unidos, ¿qué podría ocurrir en España y cómo estarían protegidos los grafitis de este tipo de uso mercantilista? Según explica Claudia Ros, asociada del área de propiedad intelectual de Cuatrecasas, "en virtud del artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), de forma abstracta un grafiti podría considerarse como una obra susceptible de ser protegida por derechos de autor siempre y cuando cumpla con las notas de originalidad y exteriorización exigidas por el artículo". A pesar de esta afirmación, Jean-Yves Teindas, asociado sénior del área de propiedad intelectual de Cuatrecasas, también señala que "debe tenerse en cuenta la limitación de protección prevista en el artículo 35.2 LPI para aquellas obras que se exponen de forma permanente en la vía pública". Frente a los casos de EEUU, según la LPI, ambos letrados afirman que "siempre y cuando el grafiti esté en la vía pública, en principio, aplicaría el citado límite del 35.2". Sin embargo, esto no parece tan evidente en el caso de GM. "No queda clara la condición de vía pública del párking donde estaba el grafiti -en la azotea de un edificio privado-. Si se tratara de un párking privado, bajo derecho español, el límite no aplicaría y debería pedirse la autorización al autor", añade Ros. En este sentido, los letrados apuntan igualmente que aunque habitualmente un grafiti se encuentra en la vía pública, es posible ver este tipo de obras en paredes de locales de ocio, moda, restaurantes, etcétera. "En estos casos, es evidente que la limitación del artículo 35.2 de la LPI no sería de aplicación. Tampoco resultaría de aplicación cuando el grafiti se plasme sobre telas, lienzos o por cualquier otro medio o soporte similar", concluye la asociada de Cuatrecasas. Ilegal y moral Otro aspecto que destaca Teindas es que el argumento que utilizó H&M para atacar a Revok, a saber, que el grafiti se había realizado de manera ilegal y entonces no podía quedar cubierto por la ley de derechos de autor, no tendría ningún tipo de valor en España. "El principio general que define el concepto de obra susceptible de ser protegida por derecho de autor no requiere que ésta sea lícita", explica el asociado sénior. Sea como fuera, y a modo de conclusión, Ros apunta que "los derechos morales del autor son irrenunciables e inalienables (art.14 LPI) y, por lo tanto, deben respetarse sin perjuicio de que haya límites a sus derechos de explotación".

Ver noticia completa

USO DE COOKIES

Para garantizarle una navegación por nuestra web segura y de calidad, le informamos que utilizamos Cookies. Si está de acuerdo clique ACEPTAR. Puede bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Para más información consulte nuestra Política de Cookies

ACEPTAR | RECHAZAR

X Cerrar