ATENCIÓN AL CLIENTE

(+34) 976 233 383

Llámenos y concierte una cita
o envíenos un email
y le llamaremos

PRIMERA CONSULTA
¡ GRATUÍTA !
ES | ENG | ITA | FRA | ROM
Noticias
Pajares y Asociados Abogados

NOTICIAS Newsletter

ANTE EL ALUVION DE NOTICIAS QUE APARECEN EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN RELACIONADAS CON EL CONCURSO DE ACREEDORES (ANTES SUSPENSION DE PAGOS) PARECE OPORTUNO RESPONDER A UNA SIMPLE DUDA EN EL EMPRESARIADO ESPAÑOL:

Publicado el 8/9/2008

¿Por qué, cuándo y para qué tendría que presentar un concurso?   La primera parte de la pregunta posee dos respuestas porque una cosa son las circunstancias que obligan realmente a hacerlo y otra la conveniencia. Un comerciante tiene obligación legal de presentarse en concurso cuando no puede cumplir puntualmente sus obligaciones o prevé que, en el corto o medio plazo, no podrá hacerlo. Tal hecho no hay que contemplarlo como una fatalidad. Por el contrario, es una situación coyuntural incluso aparejada al ciclo económico y que exige una reestructuración de los negocios y empresas y, para tal fin, se encuentra la legislación concursal.   Nada anómalo, ni desastroso sino, nos atreveríamos a decir, que, incluso, beneficioso para el ajuste de la estructura productiva. Ahora bien, siempre y cuando, despejados prejuicios, el comerciante acuda a la reestructuración de su deuda e incluso de su negocio a los primeros síntomas. Nunca es tarde pero cuanto antes mejor, puesto que además la Ley Concursal en vigor establece un plazo de dos meses para ello.   Pero ¿qué ventajas tendría?   En primer lugar, la posibilidad de continuar con su negocio ajustándolo a las nuevas circunstancias económicas y, para el caso extremo de que lo más conveniente fuese la liquidación, realizar ésta de una manera ordenada repartiendo el sacrificio entre el deudor y los acreedores.   Si la situación concursal es una transitoria iliquidez y se propone a los acreedores, desde el inicio, un convenio de pago, (puede ser con una rebaja de la deuda o con un aplazamiento), debe tenerse en cuenta que el Juzgado designará una Administración Concursal como órgano de intervención de las operaciones del comerciante pero no quedará privado de la gestión de su negocio y podrá ir con tranquilidad a la discusión del acuerdo con sus acreedores.   Pero, volviendo a las ventajas, en este caso más bien necesidad, si la situación se deja pudrir, no se aborda a tiempo, el comerciante en dificultades puede encontrarse con la petición de cualquier acreedor instando su declaración de concurso necesario (antigua quiebra necesaria) y el panorama cambia totalmente: pierde la gestión de su negocio, se pueden abrir responsabilidades etc.       Fdo. José Pajares Presidente de la Comisión de Insolvencias de la Unión Internacional de Abogados Socio-Directo PAJARES & ASOCIADOS ABOGADOS DESDE 1958, S.L.

Descargar fichero adjunto

USO DE COOKIES

Para garantizarle una navegación por nuestra web segura y de calidad, le informamos que utilizamos Cookies. Si está de acuerdo clique ACEPTAR. Puede bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Para más información consulte nuestra Política de Cookies

ACEPTAR | RECHAZAR

X Cerrar